Comprar
0
Tu cesta de la compra está vacía

Agrega algo para hacerme feliz :)

Compra ahora

Fundamentación científica del producto

El set de masaje terapéutico Pranamat ECO está diseñado para realizar un masaje basado en los principios de acupresión y reflexología. Este tipo de masaje tiene un efecto curativo en diversos órganos y partes del cuerpo, así como, de forma refleja, en todos los sistemas del organismo.

Las primeras menciones del efecto terapéutico resultante de la aplicación de muchas agujas pueden ser encontradas en los tratados médicos de la antigua China y del Tíbet. En la práctica médica moderna, el término "Masaje de Acupresión" fue introducido en los años 80 por un científico de este campo de la medicina.

En las investigaciones científicas, que se realizan por expertos de todo el mundo, existen cinco mecanismos principales del efecto del masaje de acupresión en el organismo humano:

  1. Efecto vasodilatador
  2. Efecto revulsivo
  3. Impacto reflejo en las zonas de Zakharyin-Head
  4. Impacto reflejo en zonas activas (puntos) en las plantas de los pies y las palmas de las manos
  5. Arranque reflejo de reacciones de defensa universales del organismo.

1. Efecto vasodilatador

Desde la médula espinal (la columna vertebral), se extienden por todo el cuerpo procesos largos - las fibras nerviosas llamadas axones. Los axones son una especie de "cables eléctricos", a través de los cuales el sistema nervioso recibe o envía señales. A cierta distancia de la médula espinal, los cables-axones comienzan a ramificarse, como si brotaran como ramas separadas a través de varios órganos, incluso a través de la piel. Al final de cada una de estas "ramas" hay una terminación nerviosa.

Para comprender cómo funciona el sistema nervioso, imagina que tocaste con la mano una tetera caliente. En el mismo segundo, numerosas terminaciones nerviosas en la superficie de la piel comienzan a enviar señales a través de los axones a la médula espinal. El sistema nervioso central (la médula espinal y el cerebro) procesa la información recibida y da la orden de retirar la mano.

El efecto vasodilatador del masaje de acupresión se asocia con el llamado "reflejo axón". Este reflejo fue confirmado en laboratorio y descrito todavía en 1893 por el fisiólogo inglés J. N. Langley, quien le dio este nombre. La esencia del reflejo axón en relación con el masaje de acupresión es la siguiente: la señal causada por el pinchazo de la aguja y que va a lo largo del axón desde la terminación nerviosa en la superficie de la piel hasta la médula espinal, en el sitio de ramificación del axón, pasa a las ramas adyacentes del axón y comienza a moverse en la dirección opuesta, alcanzando finalmente sus terminaciones (véase la imagen). Como resultado, se liberan sustancias biológicamente activas (péptidos) en estas terminaciones, causando, entre otras cosas, vasodilatación. La expansión de los vasos sanguíneos lleva a un mayor suministro de sangre (a la plétora, la hiperemia), mejora de la nutrición de los tejidos, acelera el metabolismo y procesos de recuperación.

2. Efecto revulsivo

En respuesta a estímulos externos o internos (por ejemplo, el contacto con un objeto caliente o el dolor de espalda), se produce un llamado "foco de la excitación" en nuestro cerebro. De este modo, nuestro sistema nervioso central (SNC) recibe información sobre los procesos que se desarrollan tanto dentro como fuera del cuerpo. Los focos de la excitación tienen una propiedad increíble: pueden competir entre sí, lo que lleva al "ahogamiento" de uno de ellos. Del modo parecido, actúa el masaje de acupresión cuyo foco de la excitación "distrae" al cerebro del foco creado por un órgano enfermo. El esquema de este mecanismo del masaje de acupresión puede representarse mediante el ejemplo del dolor de espalda: Un órgano doliente (por ejemplo, la columna vertebral y los músculos de la espalda) crea un foco de la excitación patológico en el SNC: la persona siente dolor.

  • Las agujas del aplicador, que actúan sobre la piel, envían impulsos nerviosos al cerebro, donde se crea otro foco de la excitación: el organismo recibe nuevas sensaciones moderadamente dolorosas.
  • El foco creado por el aplicador gradualmente "distrae" a nuestro cerebro del foco patológico: el dolor de espalda disminuye.
  • Poco a poco, el dolor causado por los aplicadores también disminuye. Esto se debe a las peculiaridades de la percepción del impacto de la aguja en las terminaciones nerviosas ubicadas en la piel.
  • Desaparecido el dolor, queda una sensación de calor debido a la plétora (el efecto vasodilatador). Por lo tanto, el masaje de acupresión, inicialmente percibido como un método doloroso, en realidad tiene un efecto analgésico indirecto.

3. Impacto reflejo en las zonas de Zakharyin-Head

Los fisiólogos han descubierto la relación de los órganos internos con ciertas áreas de la piel, basada en su origen común. El hecho es que todos los tejidos del organismo se desarrollan a partir de unos pocos "tejidos antecesores". Durante el desarrollo intrauterino, estos tejidos experimentan una diferenciación compleja, a partir de ellos se forman órganos y sistemas de órganos, pero la interrelación a nivel del cerebro permanece. De dicha interrelación resulta que las señales (los impulsos) de los órganos internos y las áreas de piel respectivos van a un área del cerebro, donde se crea un solo foco de la excitación. Esta interrelación fue estudiada en detalle y descrita por el médico ruso G. A. Zakharyin y su colega inglés H. Head, en cuyo honor fueron nombradas las áreas de la cubierta de piel que estudiaron (zonas de Zakharyin-Head).

¿Cómo reacciona el organismo a la enfermedad de un órgano? El foco de la excitación causado por el proceso de una enfermedad hace que el cerebro reconstruya la actividad del organismo a través de los sistemas nervioso y endocrino de tal manera que pueda hacer frente a la enfermedad: se producen "medicamentos internos" (hormonas y otras sustancias biológicamente activas), se crean condiciones favorables para la recuperación (mejora la microcirculación, etc.). A través del efecto del aplicador en una zona de la epidermis correspondiente al órgano enfermo, enviando una señal adicional a este foco de la excitación y activamos los esfuerzos del organismo para combatir la enfermedad.

Zonas de Zakharyin-Head

1 - pulmones y bronquios; 2 - corazón; 3 - intestino;
4 - vejiga; 5 - uréteres; 6 - riñones;
7 y 9 - hígado; 8 - estómago y páncreas; 10 - sistema urogenital.

A veces, en caso de enfermedades de los órganos internos, el dolor se extiende a las áreas correspondientes de la piel (los llamados "dolores viscerales reflejados"). Un conocido cardiólogo ruso, el académico de la Academia de Ciencias de Rusia (RAN) y la Academia de Ciencias Médicas de Rusia (RAMN) E. I. Chazov da en su libro un ejemplo histórico interesante relacionado con dolores viscerales. Él trató al Secretario General de la URSS por la angina de pecho, una enfermedad cardíaca caracterizada por un suministro insuficiente de oxígeno al músculo cardíaco. Es una enfermedad bastante severa, el retraso en cuyo tratamiento puede provocar infarto de miocardio. El tratamiento se complicaba por el hecho de que el dolor estaba solo en la mano izquierda (que es típico de la angina de pecho), y el Jefe de Estado no quería admitir el hecho de un corazón enfermo. La salida de la situación fue el desarrollo de un medicamento cardiológico necesario en forma de ungüento, que podría ser frotado en la mano y así recibir la terapia farmacológica necesaria. El médico no logró convencer al paciente de alto rango, pero esto no le impidió cumplir con su deber médico con honor. Así fue desarrollada la pomada de nitroglicerina.

4. Impacto reflejo en zonas activas (puntos) en las plantas de los pies y las palmas de las manos

Según los postulados de la antigua medicina china, nuestras palmas de las manos y plantas de los pies son partes especiales del cuerpo, en las que se concentra una gran cantidad de zonas activas (puntos), conectadas con diferentes órganos internos. Los conocimientos actuales de la anatomía y la fisiología humana no confirma directamente estas ideas antiguas. Sin embargo, la medicina moderna no niega el hecho de que las palmas de las manos y, en particular, las plantas de los pies son zonas reflexogénas pronunciadas. Las observaciones clínicas muestran que el masaje de acupresión de las plantas de los pies tiene un fuerte efecto estimulante general y estimula el funcionamiento de casi todos los sistemas del organismo, incluidos: cardiovascular, digestivo, nervioso, hormonal, urinario, sexual, etc. Se observaron casos de estabilización de la presión arterial y debilitamiento de los ataques de dolor de cabeza. Los científicos explican este efecto del masaje de acupresión con un potente flujo de impulsos nerviosos provenientes de las plantas de lo pies y con la liberación de sustancias biológicamente activas por el organismo. Sin embargo, los partidarios de la medicina oriental aconsejan no simplificar estos mecanismos.

El masaje de acupresión de las plantas de los pies da una sensación de vitalidad y mejora el bienestar general. Al mismo tiempo, un masaje de este tipo es agradable y no lleva mucho tiempo; basta con colocar en el cuarto de baño una esterilla de masaje Pranamat ECO y pararse sobre ella todas las mañanas durante los procedimientos de higiene.

5. Arranque reflejo de reacciones de defensa universales del organismo

El mecanismo de acción principal, más complejo e interesante del masaje de acupresión es el arranque reflejo de reacciones de defensa universales del organismo o, en lenguaje científico, "reacciones de adaptación no específicas". Es precisamente este mecanismo el que tiene un efecto "sistémico" en el organismo, aumentando la resistencia a las enfermedades, acelerando la recuperación y mejorando el bienestar general.

¿Qué son "reacciones de defensa universales"? El cuerpo humano está constantemente expuesto a los impactos del ambiente exterior. La temperatura del aire, la presión atmosférica se cambian, acontecen lesiones e infecciones por todo tipo de agentes patógenos, aparece el estrés o la necesidad de un gran esfuerzo físico. Durante millones de años de evolución, el organismo ha desarrollado sus reacciones de defensa contra todos estos estímulos externos. Las investigaciones médicas del siglo XX demostraron de manera convincente que, en muchos casos, el organismo reacciona a diferentes estímulos de forma igual. Por ejemplo, aumentan el flujo sanguíneo y la actividad antiinflamatoria, se activan los sistemas hormonal e inmune, etc. Es decir, las reacciones de defensa del organismo suelen ser universales o, en lenguaje científico, "no específicas".

Las reacciones de defensa del organismo (reacciones de adaptación) pueden ser específicas, destinadas a resolver una tarea específica, y no específicas, con la ayuda de las cuales el organismo resiste ante varias manifestaciones negativas del ambiente exterior. Un ejemplo de reacciones específicas es la respuesta del organismo a una infección, la vacunación contra la cual fue realizada previamente. En este caso, el cuerpo "sabe" cómo lidiar con este agente infeccioso particular y en el caso de la infección lo vence rápidamente. Si la inmunidad contra un agente infeccioso no está desarrollada, el organismo se ve obligado a responder de manera universal (no específica). Por ejemplo, una de estas reacciones es el proceso inflamatorio: la temperatura corporal aumenta y se observa una inflamación en la zona afectada. Además, la inflamación se produce independientemente del tipo de infección, es decir, es una respuesta universal inespecífica del organismo. La mayoría de las reacciones del organismo son inherentemente inespecíficas.

Los primeros estudios en profundidad de las reacciones de defensa no específicas (universales) del organismo han sido realizados por el científico canadiense G. Selye. Fue él quien descubrió la asombrosa propiedad de los organismos vivos de reaccionar de forma igual ante diversos estímulos externos. Los seguidores de Selye, científicos rusos L.H. Garkavi, M.A. Ukolova y E. B. Kvakin distinguieron varios tipos de estímulos, dividiéndolos por la intensidad del efecto. De acuerdo con esta clasificación, el masaje de acupresión se refiere a estímulos débiles no específicos que activan algunas reacciones de defensa no específicas (universales) del organismo. Dichas reacciones pueden incluir el aumento del flujo sanguíneo mencionado anteriormente, la actividad antiinflamatoria, la mejora del suministro de sangre a los órganos internos, incluido el cerebro, la activación de los sistemas hormonal e inmunitario, etc.

El efecto terapéutico simplificado del masaje de acupresión puede explicarse de la siguiente manera: los aplicadores, que actúan sobre la piel (inclusive de forma dolorosa), provocan un potente flujo de impulsos que va al sistema nervioso central. Nuestro organismo percibe esto como una señal de que hay algún tipo de amenaza. El organismo responde a la aparición de esta amenaza con la ayuda de reacciones de defensa universales.

Los procesos descritos anteriormente son útiles tanto durante el tratamiento de enfermedades como para su prevención. En el primer caso, usamos el masaje de acupresión para imitar la apariencia de otra amenaza (excepto una enfermedad ya existente), mejorando así las reacciones de defensa universales del organismo. Como resultado, se activa la lucha del organismo con la enfermedad real existente. A medida que un jinete espolea al caballo, también "espoleamos" nuestro organismo.

Pero es igualmente importante que el masaje de acupresión permita entrenar, fortalecer el organismo y prepararlo de antemano para hacer frente a los factores externos adversos. Del mismo modo que un deportista carga y entrena regularmente sus músculos, podemos imitar regularmente una amenaza con la ayuda del masaje de acupresión y, de este modo, "arrancar" regularmente reacciones de defensa universales del organismo. Esto permite mantener los sistemas correspondientes del organismo en buena forma, preparados para encontrarse con el enemigo real, por ejemplo, la infección.